El mal ignorado

Elvira Pujol Masip
“La ment patriarcal, arrel de patiment individual i col·lectiu” per Claudio Naranjo
Cicle Humanistes d’Amèrica, organitzat per Casa Amèrica Catalunya
Cotxeres de Sants

 

 

En su presentación frente un abarrotado auditorio en las Cotxeres de Sants, el psiquiatra e investigador chileno Claudio Naranjo expuso las líneas generales de lo que el llama el mal ignorado. Las sociedades patriarcales basadas en la competencia, el espíritu de conquista y la fuerza suponen la decadencia de la humanidad.  Propuso la escuela como la herramienta que puede cambiar las cosas: “hay que cambiar la escuela para transformar el mundo y estamos viviendo en estos momentos la emergencia de propuestas alternativas para llevarlo acabo”.

Al poder patriarcal en palabras de Claudio no se le puede vencer, no es posible triunfar sobre él. Solo se le puede curar y eso pasa forzosamente por sanarnos nosotros y recuperar el mundo emocional y la capacidad de amar. Esa sería la misión que encomienda a la escuela, la de transformarse de una escuela patriarcal en una escuela sanadora que contribuya a un verdadero cambio social. Sobrevivir a través de la violencia –es según él– el problema del mundo. La mente patrialcal seria pues la causa del sufrimiento personal y colectivo. Claudio Naranjo es referente en la psicología de la Gestalt, investigador e integrador en terapia y tradición espiritual, ha desarrollado el programa SAT donde se recoge gran parte de su trabajo y trayectoria y que actualmente se aplica como programa de mejora en el ámbito educativo. Ha sido discípulo y continuador de la obra de Gurdjieff en lo que se denomina el aspecto tripartito del cerebro humano, y el predominio del dominio paterno con la idealización del intelecto sobre el principio femenino empático y el sano instito.

Claudio Naranjo comparte con la psicología de la Gestalt la práctica del arte más allá del mero recurso terapeútico. Más concretamente se ha interesado por las aportaciones de la música clásica como proceso de evolución, la belleza está unida a la verdad.  La realidad del artista es multifacética y el artista, según Claudio, es uno que ve más que el resto, no es una persona indiferente y tiene un espíritu buscador, el artista encuentra. Es también alguien que siente más. En el artista confluyen un sufrir y una capacidad amorosa y de entusiasmo unido a una actitud filosófica, una visión desapegada, como el sufismo apunta “ser del mundo pero no estar en el mundo”. El artista está en medio, reconcilia los dos mundos. El secreto del gran arte es el secreto de lo místico, afirma Claudio. Se parece mucho por tanto la actitud del artista a la actitud del místico. La música es expresión de sufrimiento, en general el arte es catarsis como dice Aristóteles. Nos identificamos y nos alimentamos de la música, y es así porqué la música es además un vehículo de amor. El chamán se concentra en la herida y sana, el artista que va sanando va secretando un antídoto. Como ha investigado Claudio Naranjo, el dolor se traslada en la música de los grandes compositores, es un sufrimiento llevado a lo sublime, es elevación, sufrimiento y dicha al mismo tiempo. Cabría preguntarse si no sería descabellado pensar  un programa SAT específico para las artes y su posible aplicación en la formación de artistas, como medida de rescate alternativo a lo que hoy nos ofrecen los estudios reglados y académicos de las Bellas Artes .