4. Arte y Ecología social en el Ensanche de Vallecas

Sendero en la zona verde paralela a la M-45
Sendero en la zona verde paralela a la M-45

Aportación de Sitesize a la ESCUELA DE VALLECAS 3.0

Después de varias visitas y encuentros en el Ensanche de Vallecas y a pesar de la distancia que nos separa y dificulta un contacto más constante, estando nosotros localizados en Barcelona, nos atrevemos a aportar unas propuestas de intervención sobre las que entrelazar una ecologia social que integre el potencial de la creación artística.

Entendemos que no hay una acción de creación de base comunitaria sin un proceso continuado de aprendizaje compartido en la acción. Un proceso de experimentación abierto que va aprendiendo de las condiciones del contexto y de la suma de las capacidades que una convocatoria inclusiva va integrando. Este camino es abierto pero no incondicionado, responde a objetivos muy claros e irrenunciables sobre los que proyecta un ejercicio de construcción atenta a todas las oportunidades.
Así estas aportaciones sonaran a recomendaciones sin fundamento, a apuestas en el aire sin el respaldo de una unión en la acción que parta de una comunidad reconocible. Sin embargo las expresamos desde la percepción de su potencialidad, en relación al contexto real que reconocemos. Pero sin expresar los pasos, alianzas, acuerdos que son necesarios para que más allá de su marco de posibilidad, devengan en transformaciones del lugar y de las personas que participan de él.

La Escuela de Vallecas 3.0
Nuestra aproximación a la Escuela de Vallecas, como vinculación ente arte y territorio, se ha realizado a partir de recorridos de exploración. Algunos de forma libre, otros con acompañamiento y una explicación con más profundidad sobre lo que veíamos.
Reconocemos este método de aproximación y conocimiento ya en la Escuela de Vallecas “originaria” al partir de ese pasear deambulatorio que descubría el lugar y extendía la sensación de sorpresa a todo lo que aparecía.
Este descubrir constante formaba parte de una voluntad de renovación estética y por encima de todo tenía un profundo carácter ético. Participaba de una autoafirmación desde el lugar y de sus cualidades, para desde ahí proyectarse en una acción de transformación de la relación con todo sin crear una distancia física ni emocional.

Imaginamos la Escuela de Vallecas 3.0 partiendo también del reconocimiento del lugar. Un lugar que está profundamente alterado y que obliga a un mayor esfuerzo para entenderlo y valorarlo. Sin embargo ahora ya no puede ser aquel límite exterior a lo urbano como espacio y como condición. Es ya inapelablemente urbano, quizás en una urbanidad pervertida que forzada a serlo no termina de consolidarse. Un lugar a construir definido también por su dificultad en construirse como comunidad.
Así podría plantearse a la Escuela de Vallecas un doble reto: Ya existe el lugar que no somos capaces de ver. Pero todavía no existe la comunidad que imaginamos.
¿Qué haremos para poder ver de nuevo este lugar?
¿Qué haremos para poder crear en este momento esta comunidad?

El Bulevar de la naturaleza en el PAU de Vallecas
El Bulevar de la naturaleza en el PAU de Vallecas

>Acciones de creación y socialización del imaginario simbólico.
Defendemos un proceso de reconstrucción de la relación de las personas con el lugar, que tenga una base de transformación social y cultural. Que parta de la misma experiencia del lugar y genere espacios de creación libre. Que geste las propias formas de organización o no organización, para un aprendizaje siempre en curso.

Aunque desde posturas posthumanistas se apueste por dinámicas de transformación que integren a un mismo nivel los agentes humanos y no-humanos, entendemos que en lugares donde el impacto de la urbanización agresiva está dejando tanta huella, sólo desde implicaciones de raíz social se pueden trastocar inercias y decantar transformaciones que integren a las personas como agentes activos de estos cambios.
Partimos también de la iniciativa personal, de un compromiso que no precisa de la convocatoria colectiva pera encontrar reconocimiento. Que suma a personas en su propio convencimiento y que aprende sin crear escuela.


-Trazar recorridos de construcción cultural.
En un territorio como el que nos ocupa tan dependiente y condicionado por el urbanismo del coche privado, consideramos que hay que retomar una experiencia de colonización a pie de calle y de construcción comunitaria a partir del sendero.
El sur de Vallecas siempre ha sido un paisaje para perderse, deambular y descubrir desde un aparente vacío. Paramos abiertos, ríos secos, canteras huecas… Este campo abierto era motivo de contemplación y experiencia del límite.

Ahora que hay enorme esfuerzo por llenar de algún modo este vació, sería necesario preservarlo, protegerlo, mantener un margen de apertura entre tanto equipamiento, rotonda o centro comercial. Así defender el paisaje de espacio abierto y trazar en él recorridos que nos permitan reconstruir enlaces con el capital simbólico del lugar y que a la vez generen nuevas oportunidades de introducir nodos de construcción comunitaria.
Esto, pensamos, no debe de ser un plan si no un propósito que se vaya construyendo des de la experimentación y el acuerdo. Un agregado de acción y confluencia que deje rastros.

Proponemos algunos casos a considerar entre los muchos recorridos a trazar:

recoorido-lateral-1
Recorridos y senderos en las zonas verdes que pueden ser conectores transversales norte-sur

Del Cerro Almodovar al Parque de la Gavia.
Este debería ser un eje principal que articulara una construcción paisajísitca del barrio norte del Ensancha de Vallecas. La tensión entre los dos cerros como enlaces de una proyección del barrio a una escala regional. Las dos atalayas unidas por un recorrido libre o delimitado pero de mutua referencia. Un mutuo reflejo que ponga en tensión lo que entre ellos se desarrolle.
Varios caminos se pueden trazar entre ellos:

-El que busque el enlace de diferentes zonas verdes en el interior del barrio, que adivine no el camino más corto si no el más fértil, el que mantenga más cualidades ambientales y elementos de interés.

-Otro puede ser por la continua zona verde que va paralela a la radial M-45 y que sin obstáculos mantiene una senda continua segregada de la circulación en un espacio de gran amplitud.

-Un tercero, saliendo del parque por el Bulevar de la naturaleza hacia el casco histórico de Vallecas y a Santa Eugenia para llegar al Cerro de Almodovar por el norte.

Del límite sur del Ensanche de Vallecas se conectan caminos hacia el Parque lineal del Manzanares
Del límite sur del Ensanche de Vallecas se conectan caminos hacia el Parque lineal del Manzanares

Enlaces con el Parque lineal del Manzanares.
El llano donde se asienta el Ensanche de Vallecas muestra hacia el sur, una continuidad visual del paisaje abierto, sin dejar entrever el valle fluvial que traza el río Manzanares. Sin embargo, todos los arroyos secos que surcan este paisaje son desagües que nos llevan al río. Leer estas conexiones naturales de las aguas que trazan la topografía del terreno nos permite seguir sus surcos y enlazar con las cualidades que el valle nos hace descubrir. Desde la sequedad del páramo legar al agua y a la fertilidad del paisaje fluvial. Ya hemos destacado la importancia del Parque fluvial del Manzanares, faltaría añadir la potencialidad que permite la conexión de los espacios de todos los barrios de Vallecas en un enlace físico y sobretodo emocional con el río como articulador del paisaje y su significado. Esto permitiría también relativizar la impronta que impone la fuerte presencia de las autovías radiales como estructurantes del territorio y que tienen como consecuencia el sellar la imaginación abierta del paisaje. El río impone por otro lado, una dirección fértil de fuga. Vincularse a ella añade una toma de tierra, o toma de agua, que nos ancla en el territorio.
Esta conexión emocional para consolidarse tiene que ser también física y transitable. Debe generar los recorridos para hacerla posible. Construir los pasos elevados o subterráneos, para superar las autovías y llegar al cauce. Seguir los caminos en las lomas o por los arroyos. Recuperar la Cañada Real como camino patrimonial que conduce a este lugar.

Ya en el rió, participar de su patrimonio natural y su mejora. De sus muchos elementos patrimoniales y de los grupos que los están estudiando y defendiendo. Uno de ellos el eje patrimonial de la defensa de Madrid durante la guerra civil.

Parque lineal del Manzanares

Defensa de Madrid en el Manzanares y el Jarama

El yacimiento arqueológico del Cerro de la Gavia encerrado y recortado violentamente por el trazado de las infraestructuras: las lineas del AVE a Barcelona y Sevilla. La autovia M-45
El yacimiento arqueológico del Cerro de la Gavia encerrado y recortado violentamente por el trazado de las infraestructuras: las lineas del AVE a Barcelona y Sevilla. La autovia M-45

Cerro-La-Gavia-yacimiento-1

Conexión con el enclave arqueológico del poblado del Cerro de la Gavia.
Aunque incomprensiblemente destruido por todas la infraestructuras, dos lineas de AVE, la autovía M-45, el Cerro de la Gavia mantiene su valor arqueológico como uno de los enclaves esenciales para entender las primeras ocupaciones humanas en el territorio de la actual Madrid. Por tanto puede reclamarse como un enclave de fuerte carácter simbólico en la relación humana desde la Edad de Hierro con el río Manzanares. No existe en este momento un proyecto de creación de un espacio de interpretación del yacimiento, pero seguro que en algún momento se dará. Eso permite también trazar un recorrido de enlace significativo desde el Ensanche de Vallecas a él y por tanto al río en este punto.
El camino natural para hacerlo sigue el curso del Arroyo de la Gavia desde el mismo parque de la Gavia y esperando su posible naturalización hasta llegar al Manzanares, será seguro un eje para enlazar este parque con el lineal del río.

Arte Vecinal. Acción "Estrategias de colonización vegetal"
Arte Vecinal. Acción “Estrategias de colonización vegetal”

-Enclaves de creación comunitaria.
Si los recorridos, las conexiones en el espacio, pueden ser argumentos de articulación de la experiencia territorial, todo el desarrollo de creación comunitaria que se puede dar en la Escuela de Vallecas pensamos que puede desarrollar la construcción de espacios de encuentro, creación y conocimiento. Éstos pueden darse en muchos lugares y situaciones. Pueden ser estables y asentados con una vinculación con dinámicas o iniciativas estables. O pueden ser temporales y ligadas a usos circunstanciales. En cualquier caso, deberían mantener abiertas y ligadas a los intereses de sus promotores o usuarios la plena libertad de su uso y integrar una proyección del conocimiento en una responsabilidad con la cohesión comunitaria, no exenta de contraste y disenso.

Los espacios de conocimiento pueden darse en distintas tipologías formales y de uso. Incluso integrar varios usos y formatos que correspondan e integren  comunidades con intereses diversos.
Podemos imaginar estos enclaves de creación ligados a los recorridos descritos, ya sean en espacios abiertos o ligados a edificios de acceso público. Deberían ser definidos por las mismas comunidades que los utilizaran y considerar su condición y programa como parte del aprendizaje que en ellos se tiene que dar. Así, romper con la tendencia que cede a la administración pública la definición y programación de espacios de uso comunitario y permitir modelos en que se integren en dinámicas comunitarias más abiertas. Es una opción que requiere de más tiempo y de la creación de formas de cooperación más sólidas, pero precisamente en ellas se dan un verdadero aprendizaje.

Estas podrían ser algunos de los enclaves de creación y aprendizaje que se pueden dar:

Jardines comunitarios
Puntos de encuentro de la renaturalización del barrio desde la acción colectiva. Compromiso personal de gestionar formas de relacionarse con la naturaleza en el ámbito de la proximidad. Ya sean a partir de huertos de cultivo para proveer una alimentación saludable y compartir el conocimiento del autocultivo. Ya como espacios de socialización a partir del conocimiento de la naturaleza y el paisaje.
Prácticas acotadas de gestionar la naturaleza en el espacio común como ensayos para la gestión colectiva del territorio urbano y paisajístico de una manera integral.

Huerta comunitaria en el Pau de Vallecas
Huerta comunitaria en el Pau de Vallecas
Huesto comunitario en la zona norte del Ensanche de Vallecas
Huesto comunitario en la zona norte del Ensanche de Vallecas

Archivos patrimoniales ciudadanos.
Conservar y gestionar de manera autónoma el archivo de la memoria del barrio. Constituir un punto de conocimiento sobre la propia realidad que habitamos como un espacio abierto a la consulta y a las aportaciones ciudadanas. Debe ser gestionado por los propios vecinos sin delegación profesional o administrativa. Sin filtros sobre lo que tiene que contener y sobre los usos que se tiene que dar a estos documentos, materiales y conocimientos.
Los archivos ciudadanos son los espacios sobre los que construir una reflexión y una acción transformadora sobre el presente. Rescatan la memoria del pasado y permiten administrar y dar valor a los contenidos que vamos generando.
Hay que asentarlos sobre entidades ciudadanas con voluntad de consolidación, que puedan dar continuidad e independencia a su labor.

Sede de la Asociación vecinal del PAU del Ensanche de Vallecas
Sede de la Asociación vecinal del PAU del Ensanche de Vallecas. Entidad que representa ya un foco de conocimiento y saberes de la comunidad del barrio.

Ateneos metropolitanos.
Espacios de creación y aprendizaje en relación a la construcción social del ámbito metropolitano. No es sólo un centro cultural al uso para el ocio y el encuentro de una comunidad, precisa una serie de condiciones para que su tarea sea de creación de la propia relación, pertenencia y transformación del entorno:

Creación cultural que crea y proyecta los significados de lo que define nuestras relaciones entre personas y el ambiente. Conecta las formas del conocimiento con su concreción en un tiempo y un lugar que son los de la habitabilidad plena. No genera ninguna distancia entre las vivencias compartidas de los habitantes del barrio y una creación cultural externa, deslocalizada o básicamente que obliga a crear una separación cada vez más grande en lo que nos emociona culturalmente y lo que vivimos en nuestra vida cotidiana.

El aprendizaje que se genera a partir de las necesidades y deseos de los propios interesados. No hay una distancia tampoco entre la voluntad de aprender y la capacidad de enseñar en la misma comunidad. Un aprender juntos a partir de los saberes que disponemos y podemos ofrecer. Las oportunidades que se nos ofrecen pertenecen a las cosas que nos preocupan y sobre las que tenemos que atender y imaginar formas de ver y relacionarnos.

La creación artística en este proceso cultural es fundamental. En aproximarnos a partir de creaciones visuales que nos enseñan a ver lo que tenemos en nuestro territorio. Creación comunitaria que genera formas y espacios de encuentro sobre los que se dan confianzas y complicidades que forman parte del mismo proceso de creación cultural.

La experiencia acumulada del colectivo Arte Vecinal nos parece un ejemplo importante sobre el que consolidar un proyecto de continuidad.
Así como el proyecto Escuela de Vallecas 3.0. que toma y actualiza la referencia de la Escuela de Vallecas como enlace de la creación artística con el territorio.

Arte Vecinal. Acción "Cosas que (no) hay en nuestro barrio"
Arte Vecinal. Acción “Cosas que (no) hay en nuestro barrio”
Arte Vecinal. Acción "Cometada"
Arte Vecinal. Acción “Cometada”

Áreas de deporte y ocio comunitarios.
Entender el deporte en su componente de creación de comunidad y como una forma de vinculación de lo corporal con la salud, en un sentido no únicamente personal sino colectivo que resuena en la condición del ambiente.
El deporte com acción libre y liberadora fuera del sentido competitivo que quiere prepararnos para el vivir como una lucha entre todos y no como una cooperación que nos protege.

Zona Skate en una zona verde del Ensanche de Vallecas
Zona Skate en una zona verde del Ensanche de Vallecas