La Casa como obra de arte

Patio de la Casa Grande del Pumarejo, Sevilla.
Patio de la Casa Grande del Pumarejo, Sevilla.

 

La Casa Grande del Pumarejo es un organismo vivo, una suerte de microcosmos en el que confluye la diversidad. Esta diversidad de comunidades, personas, edades, procedencias… y su renovación cíclica es lo que da organicidad a los procesos que tienen lugar en el seno de la Casa. Sus tiempos y ciclos obedecen a un estar en permanente cambio, en un hacer y deshacer desde la acción colectiva. Lefebvre habla de la ley del desarrollo en espiral, lo nuevo no destruye lo anterior si no que lo integra, lo mejora y supera. Tomás Villasante desde la perspectiva dialéctica hace referencia a un todo que se halla en relación e interacción y que se transforma. La propia Casa sería un sujeto en proceso que recrea o crea una red de relaciones (vecinos, colectivos culturales y artísticos, comunidades del barrio, activistas… etc). Desde la Casa se explora lo existente como potencialidad transformadora, posibilitando procesos instituyentes. Vendría a ser la unicidad en la diversidad tal como la define Arturo Escobar, lo que permite evolucionar según un ecosistema. Y es así como en la Casa confluyen en un mismo espacio pluralidad y transversalidad de manifestaciones, conocimientos, actividades, vivencias, prácticas artísticas, culturales, sociales… Destro de esta transversalidad y desborde de experiencias que es la Casa Grande del Pumarejo, nuestra aproximación se centra en la actividad realizada por personas y colectivos que desde el arte y la cultura se han acercado o están desarrollando sus prácticas en este espacio. A través de la herramienta de la encuesta proponemos un acercamiento a la gestación, procesos, aprendizajes y creaciones de diferentes iniciativas. Esta propuesta está abierta a la incorporaración de nuevos materiales.

A modo de introducción al contexto de la Casa reproducimos una conversación realizada con Salvador García, integrante de la Casa Grande del Pumarejo, que nos habla del proyecto comunitario y de su alcance a través de un recorrido por el edificio y del encuentro de algunas personas que transitan, viven o trabajan en ella.

 

La Casa va a su amor
Conversación con Salvador García

 

¿Cómo surge el conflicto entorno a la Casa Grande del Pumarejo? ¿Qué es la Casa y de que manera llegan aquí tantas personas atraídas por este lugar?
Una cosa que conseguimos fue un convenio en 2011, exactamente el día antes que el PSOE e Izquierda Unida perdiera las elecciones y que ganara el PP. Firmaron un convenio corriendo después de ocho años de estar el PSOE gobernando. Entonces firmamos un convenio por 15 años. Realmente no había ningún interés por este caso, era un conflicto entre políticos y a nosotros se nos utilizó como arma arrojadiza. Pero no porque nos entendieran o consideraran. En medio de todo esto hicimos un estudio de rehabilitación de la Casa con arquitectos de la gerencia y arquitectos nuestro, pero todo ha sido, digámoslo así, por unos conflictos a los cuales nosotros ni siquiera participábamos de ello. Si no que éramos objeto, lo cual finalmente nos ha revertido siempre positivamente, por la constancia, la lucha y la creatividad. Porque los que los políticos no saben manejar es algo que tendría que ver con la cultura, la tradición, el edificio y el barrio; que haya gente de movimientos sociales, culturales, políticos, talleres de todo tipo… Entonces cuando te quieren adscribir a una cosa lo tienen difícil, pues estos no son más que unos okupas, o no son más que una élite cultural, pues no, estos no son más que unos políticos antisistema, pues les sacamos lo otro. Y estamos constantemente enseñándoles las caras que no ven. Y realmente somos todas esas caras. Desde la defensa estricta de que los vecinos no se vayan y que sigan viviendo aquí, hasta la máxima de influencia de transformación del marco político en el que estamos, ya sea económico, social, institucional… etc. Estamos en todos pero no nos podemos quedar con uno, porque de entrada no se ha dado así en el proceso, tampoco lo teníamos diseñado, lo hemos ido aprendiendo.

Hay personas que vinieron por el tema de la vivienda porque sus familias viven aquí, yo vine porque me gustaba la investigación social. Pero sin embargo luego hemos ido tejiendo entre todos. Tenemos compañeros que son artistas y utilizaron la Casa como fuente de inspiración personal, de contacto con el entorno, con el barrio. Y claro pues, nos hemos ido haciendo en este proceso. Un proceso que es de verdad muy creativo, muy innovador y rompedor de todo. Todo político que entra sale transformado, todo artista que entra sale transformado y a su vez la Casa va siendo transformada.

 ¿Cómo ha evolucionado y crecido el Pumarejo a lo largo de estos años? Imagino que habrá pasado la Casa por momentos muy distintos.
La época fuerte de crecimiento fue en 2010, se hace la sociedad el Puma. El crecimiento ha sido transformado por la Casa, como la Casa ha sido transformada por el crecimiento. Porqué hay valores que te llegan de gente nueva, el valor de la importancia de la comunidad, de la confianza de la abundancia, de la distribución, de la gente que trabaja para el común… La Casa en sí no les prestaba atención por ejemplo a los del decrecimiento, pero los tienes que integrar y dar una importancia a eso. En base al conflicto, a la convivencia se va aprendiendo e influyendo unos a otros. Y así es como hemos ido desarrollándonos. En este sentido lo que vosotros hagáis es una cosa que también nos influye, la incorporamos y la intentamos tejer con lo que tengamos. Un compañero hizo un video maravilloso de la Casa que consiguió colgar en la página Web de la Comisión Europea. Él era un profesional al que se le dio la posibilidad de presentar un trabajo externo, lo presentó y lo seleccionaron[1]. Claro te quedas asombrado, las instituciones de aquí no entendían como había llegado a la Comisión Europea, ¿Qué contactos tenéis? Nos decían. Los contactos es la vida y la actitud en la que generas riqueza, no el diseño ni la planificación, no desde un despacho.

Aquí esto brota, aquí estamos aprendiendo de nosotros mismos y de nuestro proceso, cosa que nos interesa compartir. Nos interesa mezclarlo y quizás seáis vosotros quienes podréis llevarlo a efecto porque tendréis los medios, los instrumentos que aquí no solo no existen, si no que están vetados políticamente, institucionalmente. Cómo nunca hemos sido bien recibidos, rechazamos toda posibilidad positiva y hay como una cierta resignación de años histórica que te bloquea a hacer cosas positivas. Entonces a través de personas externas se pueden volver a abrir vías y actitudes. Porque todo puede ser muy bonito pero como no tengas una red social que te pueda sustentar, eso dura lo que dura tu vitalidad y tu energía del momento… ¡Y en eso si que somos volcánicos! Un renacer de nuestras cenizas constante. Hemos estado hechos polvo y de pronto surge una energía espléndida y maravillosa. ¿Cómo? La verdad es que todavía no sabemos el formato, sabemos que lo hacemos.

¿Cómo funciona la Casa? ¿Y cuál es tu aportación al conjunto del proyecto, si es que se puede hablar de colaboración desde un rol concreto?
Aquí nos lo vamos fabricando todo. No partimos de una estructura diseñada. Es muy básico y muy simple el funcionamiento. Hay una asamblea general y desde la asamblea general se van decidiendo las actividades, los grupos que son necesarios. Siempre se ha atendido a la mayor sencillez, a la simplicidad de los trabajos que hay en ese momento.

[Empezamos el recorrido por la Casa por la parte de arriba. Vamos a saludar a una de las vecinas que vive todavía en el edificio, a Doña Felisa que nos recibe amablemente entre sus macetas].

Nos puedes explicar cuál es la historia y el origen de la Casa.
Esto a sido una casa de vecinos desde 1902. Hay un patio como este, un poco mayor en la parte trasera que era donde el propietario acumulaba las maderas, era un indiano que traía madera de Cuba y la vendía aquí. Por eso se hizo rico compró el espacio y construyó un palacio. En el año 2.000 el edificio daba uso a familias, a comercios y asociaciones en la parte de abajo. Ese mismo año lo que se pretende en la mitad del edificio, es que lo compra un hotel y quiere expulsar a las vecinas, comerciantes y a las asociaciones. Ellas, las vecinas afectadas se niegan a ese proceso, no quieren otra vivienda, no quieren dinero y quieren defender con su cultura y su forma de relacionarse en todo caso la rehabilitación de la Casa y quedarse aquí. Eso fue lo que dio pie a la generación de una plataforma con vecinos, con asociaciones del entorno en defensa de estas personas y da origen al proceso.

¿Cuántas personas iniciaron el proceso que llega hasta día de hoy? ¿qué personas hay viviendo ahora mismo en la Casa?
En ese momento habían 12 familias viviendo y ahora quedan tres. En todo este tiempo la administración ha ido cerrando espacios, generando malas condiciones de vida, poniendo muchos puntales, haciendo daño al edificio para provocar su paulatino abandono. Hay quienes por edad y circunstancias de la vida se han tenido que marchar. En el último año a dos familias les ofrecieron una vivienda y se fueron. Ya solamente quedan tres. Lo que el ayuntamiento nos ha hecho últimamente es ir cerrándonos los espacios para que no podamos ni subir a la azotea a pintarla, que siempre se pinta. También hay viviendas tapiadas y claro el deterioro es importante porque ya no hay nadie abriendo, cerrando, si hay una gotera, escape… en fin todo este tipo de cosas. Lo que quieren es que el edificio se abandone para hacerse cargo ellos y por un lado venderlo o sacar fondos de Europa para ir a la contra de la cuestión cultural y del valor que está a su vez reconocido por la Junta de Andalucía.
Pero que ellos mismos no se dieran cuenta de que habían sido sus técnicos los que habían bloqueado para que la Casa no pudiera acabar siendo, pues eso, un parador nacional, una oficina y en ese juego estamos protegidos. A parte de toda la actividad social y cultural que llevamos también es un contrasentido luchar desde la administración contra nosotros. Pero bueno siempre lo intentan y consideran que te van a ganar. Y ahí estamos en ese juego permanentemente.
Así estamos desde principios de mayo del año 2.000. Al principio ellos venían con abogados de la empresa de Q Hoteles, que era la empresa que quería hacer aquí el hotel de lujo. Era la época de las asusta viejas.

¿Te refieres a la época del mobbing inmobiliario?
Si exactamente. Por suerte tuvimos buenos abogados y buena gente defendiendo la Casa, artistas que hacían actividades sociales, culturales y festivas en la plaza. Y todo esto consiguió que se bloqueara ese proceso, que se movilizara el barrio para defender a la Casa. Porqué esta era también una Casa muy emblemática dentro del barrio. Porqué muchas otros edificios pequeños ya los habían vendido, habían hecho hoteles de lujo y se estaba transformando el barrio. Entonces cuando tocaron a la Casa el barrio quiso defenderla porqué era el símbolo.

Este patio tan hermoso, aquí se hacen las fiestas, las zambombas, la Cruz de Mayo. Las fiestas que se hacen en este patio se trasladan también a la plaza y entonces aquí llegan personas con ochenta y noventa años y te dicen esta es mi mujer, te la presento, la conocí en una fiesta de la Cruz de mayo aquí mismo. Y te quedas asombrado. Hay una vida, una relación con respecto a esta casa muy simbólica, muy emblemática. La historia también cuenta que ocurrieron sucesos muy importantes que le dan carisma a esta casa con respecto al barrio. Y eso está ahí, son las cosas inmateriales las que dan una gran fuerza al movimiento. No solo somos nosotros, sino todo ese proceso histórico. No solo del año 2.000, si no mucho antes.
Gracias a tener que hacer ese informe técnico de 200 folios que aprendimos sin querer ese proceso. Fue casual. En esta primera planta ya no hay mucho más que enseñar, ellos nos han ido cerrando todos los espacios, nos pusieron candados, nos pusieron una cláusula.

¿A quién te refieres cuando dices ellos?
A gerencia de urbanismo. Esto ya es propiedad del ayuntamiento desde el año 2.000. Según ellos los pisos se van cerrando por seguridad para los propios vecinos, para que no tengamos que pasar. Es una forma de dejar que el edificio se destruya, es como cuando tu abandonas un coche en la calle. Lo que buscan es que la gente se aburra y se vaya de aquí. En el momento que no hayan vecinos la Casa ya no tiene sentido.

¿El tema de la rehabilitación?
La rehabilitación según ellos cuesta 5 millones de euros y hay que empezarla desde los cimientos, tuberías nuevas, etc… Desde allí habría que ir subiendo hacia arriba. Nosotros pensamos que se puede hacer fajeadamente y trozo a trozo moviendo a los vecinos y a la actividad de la Casa para que no se pierda el proceso de relaciones. Porqué esto una vez que se apaga, en dos años o tres que duren las obras tu no vuelves a recuperar la relación, eso se ha perdido. Vemos que es posible técnicamente y que es viable, máxime cuando ya no hay cantidades de dinero tan grandes para poderse mover. Sería la manera de poderse hacer. Nosotros hemos recogido 20.000 euros y hemos arreglado esta parte que ves más nueva con un material que se llama javelga.

Esto hace unos meses estaba degradado absolutamente con humedades, con aramagos, plantas, las paredes eran verdes y por ahí entraba el agua. Se ha puesto pintura con mortero, el agua ya no puede entrar. En esto nos hemos gastado casi los 20.000 euros.

¿Cómo se ha financiado el proyecto? ¿De donde procede esa cantidad de dinero?
Pues lo hemos financiado haciendo crowfounding y recibiendo donaciones de asociaciones y de personas. Con eso hemos contratado a una empresa, hemos pedido los permisos y ahora ya está hecho. Y lo publicitamos y nadie nos ha dicho nada. Esto también forma parte del juego con esta gente de urbanismos.

Entiendo que es el movimiento de adelantaros a la administración e ir marcando vosotros la agenda. Los tiempos de la administración sabemos son lentos y en eso vosotros podéis sacar ventaja.
Eso, es ir haciéndolo siempre al final con arte, con artistas, involucrando al barrio en el proceso. Y ese juego de que si tu no cumples tus funciones en lo que te has equivocado es en tu manera de hacer.

Es su responsabilidad en todo caso para con la Casa
Ellos tenían que hacer el mantenimiento. No lo hacen y a nosotros lo que nos pedían era que nos metiéramos en proceso de juicio que cuesta un dineral. De entrada 3.000€.

Ir por esa vía es entrar en su terreno claro está..
Y son dos años. Arriba de todo ya no nos dejan subir, la única que sube es la gata. Nosotros cuando tenemos algún problema llamamos a nuestro arquitecto. Y si aquí entra agua nos buscamos la forma y lo arreglamos.

[Regresamos a la planta baja y seguimos el recorrido, entramos en la biblioteca de la Casa].

Respecto al tema cultural ¿qué actividades promueve la Casa en el contexto del barrio?
La biblioteca la abrimos en el año 2009, esto estaba abandonado era una antigua farmacia. Sacamos todos los escombros, porqué esto era una escombrera y se arregló. Todo lo que hay aquí son videos y libros donados por la gente del barrio y dinero de gente de Madrid. Vinieron a montar las estanterías. No recibimos dinero de la administración. Desde la biblioteca se traen artistas para hacer actividades entorno a revistas y poetas del barrio, el poeta de la Carbonería, muy simpático, otro que tiene un bar. Muchas veces la lectura de los poemas se hace a través de la biblioteca o se usa el patio o el Centro Vecinal. También hay cantantes como Martirio, el hijo de Martirio. Luego está el Mercadillo Cultural, las cajas que ves ahí abajo, eso es lo que se saca para vender por 1 euro, le da a la plaza vida cultural. Esta plaza se ha convertido en una zona de confluencia de personas con mucho conflicto social. Tenemos a los indigentes que están en la plaza porqué el comedor social con las monjas está aquí al lado. El dispensario de metadona estaba también aquí cerca y también hay un albergue para los indigentes muy próximo a la Casa. En el año 2.000 había vecinos que salían con palos a pegar a los indigentes como diciendo que los problemas sociales era por su presencia. Desde la Casa les dijimos que aquello no eran maneras, ni tampoco a través de la policía; si no a través de acciones sociales y culturales, ósea tomando la plaza con niños, con teatro, con títeres… Así se han ido los que eran personas problemáticas y con malas actitudes, y los que estaban con problemas de alcoholismo o drogadicción siendo del barrio se comportaban. Ha sido una manera de mantener la convivencia mediante actividades sociales y culturales. La verdad es que nos ha ido bien en ese sentido. Lo que ocurre es que el problema social sigue ahí.
Las malas lenguas de la administración dicen que esto es provocado por la misma administración para devaluar la zona, la Casa… Date cuenta que esta zona es muy rica, está cerca del centro, cerca de la Macarena.

¿Cual es el impacto de los planes urbanísticos en el barrio y cómo afecta a la Casa?
El «plan urban» que se hace del 94 al 99 lo que hace es una transformación a partir de la cual se empiezan a expulsar a los vecinos antiguos, a las tiendas antiguas y entonces ya querían meter en circuito del turismo en el circuito de la especulación. La misma Casa es una forma de protesta ante la ruptura de ese tejido de barrio. Tu estás rompiendo un cuerpo vivo, aquí hay una forma de vida. Y este barrio lo ha tenido, aquí hay unos valores simbólicos muy rebeldes, muy a la contra del poder, muy complejos en su constitución. Aquí hay gente con dinero, sin dinero, artistas. Este es un sitio muy complejo. En el barrio gana el PP, sin embargo están todos los grupos más de izquierdas… el Moscú sevillano. Históricamente a este barrio se le llamaba el Moscú sevillano, esto viene desde la República, desde antes… Y claro como es posible que este barrio tenga todas estas contradicciones, pues es muy rico. En los resultados electorales de las últimas elecciones quedaba como el barrio más surrealista de todos. El PP pierde, pues aquí es donde más pierde, el Podemos se ha puesto por encima del PSOE, los de IU donde más han perdido. Aquí hay gente del PP que se ha ido al PSOE, gente del PSOE que se ha ido a Podemos… ¿Pero bueno a este barrio que le pasa? El barrio ha perdido casi 2.000 habitantes de unas elecciones a otras. Es decir siguen todavía vaciándolo, siguen todavía especulando con él. Pero también es un barrio muy vivo precisamente por todo eso.

Desde el año 2.000 al 2011 que es cuando se firma el convenio estábamos sin ningún contrato. Nosotros abrimos los espacios. Ellos nos decían que éramos ocupas. Nosotros les decíamos que no, que lo que hacíamos era reutilizar, rehabilitar y revitalizar. Nosotros éramos erre que erre. Y como las vecinas nos consideraban un vecino más, nosotros nos considerábamos vecinos. El problema era legal de ellos, no nos considerábamos ocupas nosotros por las noches nos íbamos, las únicas que vivían eran ellas, las vecinas. Entonces ellas siempre nos han defendido como un vecino más. Entonces en el 2.011 ya tuvimos un convenio, un contrato firmado, ahora sí que legalmente. Incluso los de derechas no nos han podido hacer nada, que si no lo hubiéramos firmado si nos hubieran expulsado. Hubieran buscado la manera para acabar echándonos. Pero desde que tenemos el convenio se han dado cuenta que no nos pueden echar legalmente.

[La visita prosigue por el área de la Casa perteneciente al centro vecinal].
¿Qué actividades se promueven desde el centro vecinal y cómo se relacionan éstas con la Casa?

El centro vecinal lo hemos arreglado nosotros, hemos picado las paredes, la técnica que hemos aprendido con un grupo que hay en Morón que se dedica a la recuperación también etnológica de la antigua cal y de los procesos de como se hacía. Entramos en contacto con ellos a través del Instituto andaluz del patrimonio histórico, que esa es otra rama, que también tenemos técnicos concretos, personas que colaboran con nosotros. Nos dieron el contacto, nos hicieron un taller aquí a bajo precio para que aprendiéramos las técnicas. Pues decían este edificio no se hizo con cemento, se hizo con mortero de cal. Tenéis que aprenderlo porqué si no la humedad sube hacia arriba con los morteros modernos y se pudren las vigas. Tenéis que usar los morteros de esa época que sí traspiran en verano. Pues anda no lo sabíamos. Entonces ellos nos dieron el cursillo y aquí fue el primer sitio donde lo probamos y nos encantó. Aquí había entrado agua desde la azotea en un arreglo que nos hizo mal la agencia de urbanismo y fue destrozando hacia abajo, hacia abajo y hasta la cocina llegó el daño del agua. Fíjate la cantidad de agua que entró desde arriba. Ellos decían que no podíamos tener acceso y que no lo podíamos arreglar. Pasamos, abrimos y lo arreglamos y lo fuimos haciendo hacia abajo. Hemos hecho esto, hemos cambiado el suelo y aquí se hacen charlas y talleres para inmigrantes para que aprendan castellano, aquí se hace yoga para las mujeres mayores, danza contacta, los de capoeira.

Y estos dibujos y este boomerang que ves es de una institución de Australia que vinieron a visitarnos durante dos años y a estudiarnos. Vamos no sabíamos ni de su existencia y ellos nos localizaron por Internet y vinieron a aprender. Dicen nosotros tenemos allí dinero, nosotros las administraciones somos las que compramos los edificios y luego se lo cedemos a las asociaciones. ¡Lo contrario que aquí! Dice sin embargo la gente no colabora, no participa… hay un desorden social muy grande en el sentido que no se cohesionan y venimos a aprender de vosotros. Nos vinieron a conocer el primer año y el segundo ya vino quince días pagada por su administración para que estuviera aquí estudiándonos y la verdad es que nos ha ayudado muchísimo ese contacto, los informes que ha hecho, el intentar reunirse con el alcalde de aquí y negarse el alcalde, incluso con escritos oficiales. Todo eso lo pasamos luego a la prensa… Fue un schok, fue traumático pensar como es posible que vengan desde ayuntamientos e instituciones desde Australia a investigarnos como una cosa y no nos reciban… Llega hasta a eso, hasta a hacer el ridículo porqué todo eso salio después en la prensa. Entonces la gente dice como es posible… Aquí ha venido gente como Arturo Escobar, antropólogo famoso, ha venido David Gringo, otro macro antropólogo, hace unos días ha vuelto a estar, vino en el 2009 y hace unos días ha estado aquí también porqué quiere que vengan alumnos de la universidad de Cornel a estudiar y a investigar la Casa pero con un convenio formal, con una formalidad potente… y claro todo eso sale en la prensa. Claro cuando escuchan a esas personas que están aquí en Sevilla y en base a la Casa que está mal vista, pues claro se cruzan unos datos que no cuadran y claro para muchos periodistas muy interesante de sacarlo a la luz.

Y la opinión pública de Sevilla ¿es receptiva a todo lo que está sucediendo en la Casa?
Es muy contradictoria pero ante cosas positivas aplaude y está ahí, si no no tendríamos explicación. Ni 20 ni 200 personas amarradas a las columnas hubiéramos sobrevivido 15 años. Nos hubieran arrasado. Si no nos han podido ha sido precisamente por todo ese muestrario de cosas no previstas.

No diseñadas, entiendo cosas que trastocan toda la lógica de los procesos ,de gentrificación que si no son al final imparables la mayoría de las veces.
Eso por un lado. Por otro cuando te quieren decir que eres un ocupa… pues se ve que no, que no somos ocupas. Porqué estas mismas mujeres mayores están en la asociación al igual que los comerciantes, están todos juntos. Nosotros diríamos que somos la carne, la vida de ese patrimonio reconocido. Esto no es un patrimonio muerto inmaterial, esto es un patrimonio inmaterial vivo. Con lo cual se está auto construyendo y auto generando. Es el máximo exponente del discurso que ponen ellos en sus papeles, entonces ¿como nos van a atacar? Cuando te vienen a atacar les dices lean lo que ustedes han aprobado, lea porqué usted nos valora, ¿qué problema tenéis? Si lo tenéis al máximo, gratis y con unos resultados muy por encima de lo que incluso con otras instituciones no conseguís. Claro eso les desordena su discurso absolutamente.

Es lo que ellos deberían estar promoviendo y no al revés, poniéndole palos a la rueda. Y a partir del 15M y de todo lo que supuso imagino que eso también ayudo a la Casa a sumar apoyos.
Hombre la gente del 15M conocía la Casa y ha sido un referente para ellos. Así que la gente joven ha estado en estos espacios. Ellos se asombraban de que aquí no hay una dirección, lo que hay es una asamblea al mes y comisiones que aparecen y desaparecen según la funcionalidad. Y que lo entendemos así, esto es muy orgánico muy vitalista en su funcionamiento. Tiene que ver mucho con lo ecosistémico. ¿Qué hay que hacer un grupo para una serie de reuniones con la gerencia? Pues se hace. Cuando desaparece, desaparece la comisión. Qué la Cruz de Mayo hay que organizarla? Es una fiesta enorme que la trastocamos totalmente, la reactualizamos. Y pues se hace siempre unas críticas al ayuntamiento, incluso con la cruz la ponemos en forma de “X” y entonces hacemos un discurso o un demanda como si fuera una incógnita, no sabemos que va a pasar, o por estas cosas positivas o estas otras, por…. Y siempre se asombran de que cada año haya una cruz diferente y con unos resultados simbólicos pero que a su vez no dañan a la gente que quiere conservar sus tradiciones, sino que la ven modificada, actualizada pero en positivo. Entonces hay una convivencia entre gente muy joven, muy moderna con gente muy tradicional, muy clásica, muy protectora desde el ámbito digámoslo así conservador. Y claro todo ese potencial de trastocar…. Aquí hay gente muy de derechas que defiende mucho a la Casa, como sujetos no como apoyo institucional. Y esto no lo entiende la administración o políticos muy extremosos en sus posiciones. Aquí es la convivencia, la diversidad el elemento. Para nosotros no es un problema con el que hay que convivir sino algo que tenemos que potenciar. ¿Por qué? Porqué eso nos transforma a todos nos educa a todos y nos eleva en los argumentos.

Y es la realidad del barrio, es su proceso, no hay que dividir.
Es aprender de la vida… como mujeres mayores que han estado con gente punky, con gente «enchaquetá», con abogados, con parados, con artistas y han convivido con todos nosotros. ¿Qué necesidad tenían con 80 90 años someterse a toda esa variedad y a toda esa diversidad? Pues lo han hecho y nos lo han permitido, si no no estaríamos aquí. Y eso es un aprendizaje que te viene de personas con 80 y 90 años. Para nosotros es un valor mantener eso y seguir aprendiendo de cosas así. Y esto no ha dejado que las personas dejen de ser comunistas, dejen de ser cristianas, budistas, okupa… no no, además aprendemos de ti. Si tu eres abogado no pierdas lo que es ser abogado, ahora úsalo a favor de la Casa, tienes que volver a regenerar. Si eres arquitecto, pues vale nos puedes servir para cuando llega un informe de la gerencia de urbanismo responder con otro informe. Entonces se aprovecha todo.

De esta manera se da función al saber de las personas que pasan por la Casa.
Tu imagínate una estructura tan básica como una asamblea con una gran diversidad en su interior… qué llega una fiesta importante, pues gente de diferentes grupos se junta para la organización de la fiesta, una vez que acaba la fiesta desaparece. Con respecto a la gerencia de urbanismo, pues otro equipo de gente se vuelve a montar… Y lo único que hay es un contable, ni siquiera economía porque lo que hay es un contable. Hay una cuota básica para limpieza, luz, agua de 15 euros al mes. Y una persona que lleva el gráfico de uso de los espacios al que se mandan los correos de esto está libre, esto no. Esas dos figuras son la que tienen más estabilidad el que lleva el de los espacios y el contable.

Todo lo demás va variando en función de las necesidades de La Casa.
Exactamente y eso mucha gente no lo entiende. Y es eso un órgano vivo que en función de la necesidad va originando la herramienta. Cuando ha acabado su función se diluye y eso lo entendemos como algo vital. O personas que en un momento determinado organizan mucho pero que se quedan sin empleo, o sin vivienda, o se tienen que ir al extranjero… El bueno, el malo se agota físicamente, humanamente, psicológicamente, a veces es agotador, que descanse hace bien… Si se tiene que parar pues se para y enfadados para nada, al revés agradecidos. Esa es la manera de funcionar.

Es muy orgánico y claro precisamente por eso sobrevive, por ese funcionamiento tan adaptable.
Si y luego las fiestas son muy importantes, la cultura es muy importante… quién te viene con planificaciones muy diseñadas y previas no saben como adaptarse y les cuesta, les cuesta mucho. Pero eso es lo que hemos aprendido todos, la Casa sobrevive por ese no diseño. Parece que está dormida por unos meses y los más politizados ¡hay que luchar! ¡tenemos que denunciar, estamos pediendo el tiempo! Y de buenas a primeras se hace algo que dices bueno como habéis sido capaces. Pues dándole, dándole a su amor, va a su amor… ¿Esto es que va tranquilo? no. Que da lo que da de sí… y cuando no es que tu tienes que cambiar. El que está tallando ve que aquí hay un nudo pues el nudo lo tendré que incorporar a la obra, la madera me está hablando. Yo tengo que saber darle a eso una realización entre mi cabeza y la realidad… algo entre los dos. Ahí hay una conversación, eso va a su amor. Nosotros eso si que lo cuidamos. Y puedes decir entonces es que sois muy lentos. Igual que va lento en pocos días se hace algo que es una velocidad que no hay quien la alcance, es prodigiosa. ¿Cómo es posible que en dos o tres días se haya hecho esta fiesta que haya tenido este resultado, este efecto? ¿Por qué? Porqué hay elementos sueltos que de buenas a primeras encajan solo. Y tu dices como ha sido eso… en solo dos o tres días? Eso no se puede diseñar..

Es la sinergia de las cosas que ocurren lo que crea un cierto clima y medioambiente particular de la Casa.
Es la creación de un clímax. Es decir tu lo que al final lo que generas es un clímax. Cuando se genera un clímax es de una velocidad asombrosa. Y eso en los esquemas de que todo tiene que ser planificado, que todo es una máquina y que como hay que luchar contra una máquina acabas copiando el modelo máquina. Pues no, nosotros somos vida y de lo que tenemos que aprender es de la vida. Si la vida ha hecho que las plantas hayan hecho la fotosíntesis, no ha ido un cuerpo de técnicos y expertos ha decirle como tienen que hacer la fotosíntesis. Ella lo ha hecho. Pues nosotros seres humanos y comunidades más complejas por qué no hacemos fotosíntesis. Pues claro que sí la hacemos, seguro que la hacemos día a día. Lo que pasa es que nuestra mente cada vez nos la han ido maquinizando, nosotros lo que queremos es volvernos a naturalizar, volvernos a humanizar, volvernos a lo que realmente es nuestro libro, nuestro libro en la vida, los otros libros son herramientas pero para que funcione el principal no al revés la naturaleza y el ser humano al servicio de la máquina. No estamos en contra de la máquina, lo que estamos en contra es de la jerarquía que le han dado al proceso.

Pero en ese proceso te vas dando a veces contra la máquina, vas aprendiendo… Como colectivo, como personas estamos todos educados en tirar adelante planificando todo, en fragmentarnos continuamente. Vosotros justamente hacéis lo contrario.
Nosotros hacemos lo contrario de manera intuitiva. Es aprender a tejer, unir y entonces todo el quehacer es en función de lo que da tu ecosistema. Tu no puedes salirte tres niveles por encima de lo que da tu ecosistema, eso es un muro. Tu tienes que evolucionar en función de lo que tu ecosistema da de sí. Entonces cambias tu y cambia tu ecosistema, cambia tu ecosistema y cambias tu. Es salirse de individuo y construirte como sujeto. El individuo y el colectivo están en conflicto constantemente. Todo lo que tenga demás el individuo se lo quita el colectivo, todo lo que saque el colectivo de beneficio se lo quita al individuo. Y eso es inevitable es un nivel de organización básico elemental, que va a seguir existiendo, como los unicelulares y los pluricelulares. Los pluricelulares no mataron a los unicelulares, conviven pero en un grado de complejidad mayor. Pues igual para con el individuo y el colectivo, nosotros estamos en sujeto y en comunidad. El sujeto si que desarrolla la comunidad, cuando pone su potencia en marcha la comunidad crece. Pero cuando la comunidad crece el vuelve a elevar su nivel pues puede ampliar sus dotes artísticas, de sensibilidad. Porqué sí que las tiene pero el entorno no se las puede sacar, entonces se enferma, se desquicia, se fragmenta, se convierte en agresivo… ¿Por qué? porqué ese bien se le vuelve a la contra, esa sensibilidad le hiere. Entonces nosotros vamos conjugando y aprendiendo. En el nivel básico de individuo y colectivo no es posible. Claro hay individuos que si quieren parasitar a la comunidad, eso es lo que nos han enseñado. El estado nos enseña a como se parasitan espacios como este, personas como estas, culturas como estas, se quiere parasitar sacándola al mercado, cuantificándola. Antes era cuentos lo que nos contaban, ahora son cuentas. Nosotros nos hemos dado cuenta en decir no, nosotros tenemos que volver a ese valor que tienen estas personas. Sacándolo a la luz, actualizándolo, porque evidentemente esto hay que actualizarlo, no vamos a vivir en malas condiciones y que esto se deteriore. Esto tiene que tener su dignificación, porque se le está quitando su dignificación y su plenitud. Lo que hacen es fragmentarnos, los comerciantes por un lado, las vecinas por otro y las asociaciones por otro. Y te van comprando… tu qué eres de lo político pues te doy una cosa, tu que eres de lo cultural pues te doy otra, pero vosotros ya no os interrelacionáis. Cómo que no? Al revés más.

En vuestra asamblea están representados todos estos colectivos y ¿el resto del barrio de qué forma interactúa?
Pero casualmente. Casi todos hemos pasado por todos. Yo tengo mil facetas diferentes a la de la Casa y de todas las otras saco influencia para aquí. Pero eso nos pasa a todos los que estamos aquí. Cada uno tiene tres cuatro facetas mínimos y todas ellas las pone en función para la Casa. Y el barrio se interrelaciona mucho así, nosotros también lo hemos promovido. Actividades de otros grupos y cosas que nos han traído aquí de dos o tres días la universidad y nos pagaba por el uso del espacio. Pues no una se hace aquí y otra en Tramallol. ¿Cómo y por qué? Pues por qué queremos que una parte del dinero vaya a Tramallol. Y fuimos a Tramallol y se lo ofrecimos y se quedaron asombrados ¿y por qué lo hacéis? Porqué creemos que hay que hacerlo, eso va a generar… Nos hicieron falta unos andamios para ver como estaban las vigas antes de empezar todo este proceso y nos las cedieron gratis.

Tener en cuenta a los que están en tu entorno y crear complicidades y colaboraciones.
La moneda del puma funcionó durante dos años con una fuerza y una locura, pues eso nos interrelacionó con muchos comercios del barrio. Bueno, pues ha sido otra manera de tener contacto con los comerciantes y que entiendan la Casa como algo que les sirve para su proceso de mantenimiento ante la avalancha económica de que a la mayoría los están echando. La moneda ha servido también como una señal de identidad y de colectividad, es decir esta comunidad se define y se interrelaciona en base a esta moneda. Claro esto abre la mente a decir bueno esto que es lo que es? es economía, es política, esto es cultura, esto es tradición… ¿Esto qué es? Pues mire usted esto es vida pura.

Es una manera de vivir, otra manera de funcionar…
Y eso seguro que lo hay en todas partes en base a su contexto. Esto no se puede transportar como si fuera un modelo, no lo es. Esto puede ser referencial, más allá no.

Porqué las condiciones y peculiaridades son específicas para cada sitio. La Casa tiene una historia, un entorno concreto, unas características…

[Vamos saliendo por la entrada principal que da salida a la plaza].
La Casa yo siempre la he visto cerrada por fuera ¿se mantiene el portón cerrado normalmente?
La abrimos cuando tenemos actividades, cuando estamos aquí mucha gente. Porqué las personas mayores si sube alguien y no lo conocen se asustan. Lo que hacemos es que abrimos los portalones. Cuando el sábado se hace el mercadillo ahí en la plaza esto está totalmente abierto, porqué estamos todos pendientes. Cuando viene un grupo se enseña la Casa, pero tiene que ir al acomode de las vecinas. Siempre que vienen grupos se les avisa, que mañana vienen un grupo de 50 personas de alumnos de arquitectos, ellas tienen que saberlo el día antes. Porqué si no es romper su proceso, es simplemente un toque de convivencia y de relación. Porqué si no, no tiene sentido que Felisa esté allí con sus ochenta y tantos años sentada comiendo con las “Mujeres supervivientes”.

Esta mujer a su edad está aprendiendo, se lo está pasando genial.
Claro para ella es una forma de rejuvenecer y reactualizarse. Seguro y para las jóvenes también.

[Junto a la puerta encontramos los buzones de los vecinos].
¿Todos estos buzones habían? ¿Corresponde uno por vivienda?
Si. Aquí llegamos a vivir 64 familias, imagínate el volumen de la Casa. Y en el años 2.000 quedaban 12, porqué ya lo que querían era especular con el edificio. Esto es lo que hemos sido capaces de mantener hasta ahora y esperemos que vaya cambiando y que nosotros seamos capaces de ir cambiando también. Y buscarnos eso, contactos fuera, contactos en Europa, contactos de renombre y de potencia que eviten el bajo nivel, tan bajo nivel local y de perversión hasta absurdos. En cualquier otro sitio estamos súper valorados y aquí parece que somos delincuentes. Además 15 años dedicados a intentar convencer a técnicos de la gerencia de urbanismo, a alcaldes, a políticos… ya tu dices mira ya no. Porqué hablar hemos hablado, escribir hemos escrito…

No pero no quieren entender.
Yo he percibido de que hay un bajo nivel. Es como que les estás hablando desde otra cosmovisión. Y como no tienen necesidad porqué el poder y la arrogancia es infinita, lo único que te dicen es no, tu eres el que tiene que aprender mi idioma. Hasta los de izquierda unida cuando estaban en pacto con el PSOE querían que nos subordináramos y que aquí se hiciera un acto de agradecimiento y como ellos querían dirigir el proceso este, porqué le tocó la dirección de este distrito. Y les dijimos eso no lo puede hacer la Casa, ósea que aquí vamos todos de igual a igual. Aquí no puede venir nadie.

Nadie tiene que capitalizar.
Capitalizar, dirigido por… Si es que esto sigue siendo un pueblo, sigue siendo un barrio y aquí va todo el pueblo, va todo el barrio. Y se pondrá la medalla quien haga cosas en positivo pero como uno más, no como subordinados. Ellos decían que nos tenemos que unir, la lucha de clases, como dicen… aglutinar las fuerzas. Esos son discursos de hace 30 o 40 años, que lo hubieran cumplido ya. Decían esto es muy fácil o lo público o lo privado. Lo privado era un hotel y lo van a destruir y lo público lo que va a defender. Pues todo lo que lleváis haciendo desde que habéis llegado desde el 2008 nos está destruyendo. Habéis hecho lo mismo que lo privado. Y nosotros a partir de ahora somos de lo común, eso se lo dijimos en le 2008. No sabíamos ni lo que significaba la palabra “lo común” con respecto a teorizaciones, si no que un vecino aquí en una asamblea, porque invitamos a todas las instituciones, políticos… estuvimos dos meses de debates en distintos días y el día que estaba el de izquierda unida, le respondió este vecino, nosotros a partir de ahora somos de lo común, lo público o lo privado entrará a la Casa si es positivo. Tanto si es público como privado y ataca a la Casa no va a entrar, nosotros somos de lo común. ¿Y eso que es? Pues estudie usted que para eso le pagan. Fuera, se acabó, ya no nos volvieron más a dar la lata. Eso fue en el 2008 y en el 2011 nos extrañó que nos llamaran a firmar, claro sabían ya que iban a perder. Bueno les vamos a dejar al PP lo que no nos hemos sabido comer nosotros para que tengan bronca. Y la actitud nuestra a sido no tener bronca con el PP si no gastar toda la energía en la Casa , en proyectos en Europa, en el extranjero, en universidades. En buscar otras instituciones que nos puedan ayudar, colaborar y otras redes sociales. Hay un charco, no me puedo meter en él, el sentido común cual es, rodearlo, eso es lo que hemos hecho nosotros. ¿Qué es lo que hay por encima? Por eso íbamos a Can Batlló o a la Casa Invisible, o a la Casa del Aire de Granada, en Córdoba hay otra. Hemos estado dando vueltas investigando, recepcionando mucha gente de otros espacios… No podemos gastar más energía con la administración.

Con la administración a veces es un desgaste inútil.
No te puedes imaginar. Una vez hicimos en un periodo la estadística de las reuniones que habíamos tenido con la administración y las que nosotros teníamos de preparación y era 3,5 a 1. Es decir cada reunión que se hacía allá había 3, 5 reuniones nuestras de preparación.

Al final estas trabajando para ellos.
Ellos lo único que hacía era robarte tus conceptos y luego te dabas cuenta que los utilizaban a tu contra, los vacían de su significado. Les estamos dando como cursillo de formación a esta gente y encima les estamos pagando. Pues no tiene sentido. Nos tenemos que auto valorar más, reconocer más y con gente afín. Porqué esto es tiempo perdido, no solo perdido además era demoledor, porqué es como tener una campana que te impidiera coger oxígeno, al final que hace la gente degradarse, pelearse unos con otros, porqué se culpabilizan uno a otro. Claro es que esto se ha quedado sin oxígeno. Por eso fue decir que entre decrecimiento porqué los que estamos ya no damos, entonces hay que aumentar la diversidad… Pero esa gente son más de clase media, están más aburguesados… que nos da igual ¡Aumento de la diversidad! eso es lo que hemos venido haciendo, eso es lo que han venido haciendo las mujeres mayores y se calmaron los más… y se dieron cuenta que era verdad, ha habido una renovación una mezcla. No hemos perdido, ni han perdido ellos, ni hemos ganado, ni han ganado ellos, si no que aquí hay una mezcla no prevista y ha sido un desarrollo gracias a esa actitud de decir no vamos a entrar en el conflicto. Como entremos en el conflicto es una provocación y las fuerzas son infinitamente desproporciónales.

Con la administración se producen a veces situaciones que no prosperan, tiene un techo bien delimitado de actuación.
Y que además como van de poderosos, de soberbia absoluta y de incapacidad neuronal para entenderte todo lo que tu les estás explicando… Si que nos entienden en otros sitios, pues aprendamos de ellos que nos lo devuelvan en formato más formal. Porqué nosotros no tenemos tiempo para darle formalidad a esto. Nosotros tenemos que ir al ritmo vital. Si de buenas a primera se trunca y se va a otro sitio pues giramos todos. Dice y eso como lo hacéis? para nosotros es natural y si no lo hiciéramos esto no estaba. Por eso se permite que haya luego gente que si planifique, no estamos en contra, el problema es que esto no cabe dentro de eso, ahora eso si cabe dentro de nosotros. Porqué la biblioteca si que ha habido de hacer cosas, de planificar.
Luego tu tienes que saber en espacio y tiempo muy específico que es lo que hay que hacer, como la cocina. La cocina ha habido de planificarla, para hacer las obras ha habido que planificarlas. Como se está un mes sin que se entere el barrio que tu estás haciendo una obra aquí. Aquí había 3, 4 personas todos los días atentas a los obreros. Para que las vecinas entraran para que salieran los escombros, para que nadie se enterara. Eso fue un diseñazo y participaron más de 30 o 40 personas. Porqué fue un mes entero ocho horas, más para dejarla todo bien para que las vecinas no estuvieran incómodas durante ese tiempo.
La Casa se estaba degradando los grupos se estaban aislando cada uno nada más que a su micro actividad, ya no le ven sentido… Bueno si arreglamos el corazón, porqué este es el corazón de la Casa pues se volverán a relacionar las vecinas, los comerciantes, las asociaciones, el barrio y eso vuelve a dar vida. Pues hemos acertado, ahora nos ha costado esto un año de trabajo, de preparación sobretodo, el curro ha sido un mes, pero a sido un año en ese “a su amor”. Los del instituto andaluz de patrimonio histórico que nos pone en contacto con los de la cal de morón, eso se hizo en marzo. Pues de marzo hasta diciembre reuniones con nuestro arquitecto, que no nos van a dar permiso porqué no se puede tocar lo que tiene color. Dijimos bueno es que se puede hacer el diseño y cuando quieran restaurar todavía van a tener las muestras. Lo que tenemos que impedir es donde no hay mortero donde se están cayendo los ladrillos. Si hacemos una fiesta del domingo de ramos y le cae a alguien un ladrillo lo mata, es que son ladrillos enormes, macizos. Es que teníamos que empezar a restringir la fiesta. Y esto no se puede quedar sin fiesta pues entonces desaparece. Eso es lo que nos teje. Las comidas, la fiesta, el baile, la interrelación, gente mayor, gente joven. Grupos aquí cantando sevillanas, lo que ha sido el barrio toda su vida.

 

Casa Grande del Pumarejo
Sevilla, abril de 2015

 

http://www.pumarejo.es/

 

[1] Se refiere al video realizado por Ekme Filogullari, al cual entrevistamos para este mismo proyecto.