Crónica de una escucha compartida desde la ribera del agua. E#4 Rosario – Barcelona

Domingo 6 de diciembre de 2020

Crónica de una escucha compartida desde la ribera del agua.

Como podemos activar la percepción profunda? La que nos pone en contacto con la presencia del ser en frente de las cosas del mundo, la que participa de un tiempo largo de vivencia y al mismo tiempo nos mantiene despiertos a la atención del instante.

Hemos anulado y despreciado nuestra escucha de la percepción sutil, la que nos permite enlazar una comunicación profunda con las manifestaciones de los elementos y entre todos los seres. Ahora hemos activado la tecnología de la comunicación digital como sustituto, tal vez como preámbulo a nuevas formas reencontradas de verdadera comunicación. Hoy la pondremos a prueba y trataremos de superarla para la correspondencia de vivencias y momentos.

En este recorrido con compañeras de la ciudad de Rosario en Argentina, nos proponemos explorar el tiempo detenido y denso de la escucha profunda de nuestro entorno. Lo haremos a tocar del agua como agente primordial y vehículo de todos los flujos y transportes esenciales de la vida. En la ribera del imponente río Paraná en Rosario y muy cerca de la costa del Mediterráneo en Barcelona.

Buscamos un punto de inicio común: un mirador que nos sitúa cerca del agua desde la condición de observadores panorámicos. El mirador de la desembocadura del Arroyo Ludueña y el del Puerto Olímpico al final de la larga avenida de Marina. Primera escucha profunda del espacio abierto para ambos casos, horizonte sin filtros de distancia que nos preparan para el recorrido que iniciamos.

En Rosario se han recuperado en los últimos años accesos públicos al río, a través de paseos y miradores (ya que gran parte de la ciudad se sitúa sobre barrancas). Sin embargo es casi insignificante el porcentaje de playas de acceso público, mientras la zona norte de la ciudad continúa privatizada para usos deportivos diversos, clubes, y ocupaciones residenciales de primera línea. Aún no ha completado el proceso que en Barcelona, durante los años ochenta del siglo XX llevó a recuperar el frente marítimo por unos usos de acceso público y universal. Así que iniciamos el recorrido hablando de la privatización de estos espacios. En Barcelona, del uso comercial y especulativo de la costa ligado al consumo turístico de la ciudad de servicios entregada al ocio. Hoteles de lujo, casino, puerto deportivo, locales de restauración masiva y discotecas dudosas. La mayoría de todo este potencial económico entregado prácticamente a un único postor, la empresa que gestiona el Hotel Arts.

Simultáneamente vamos recorriendo la línea de costa y compartiendo y leyendo una serie de sincronías que se nos muestran: Accesos cerrados, viales segregados, usos diversos y singulares de los espacios abiertos a la indefinición y la fabulación libre. Se van superponiendo formas diversas en que el urbanismo de la ciudad modula el acceso al agua, permitiéndose o negándolo.

La atracción hacia la contemplación del agua es el acceso a un poder que nos devuelve una imagen indescifrable del infinito abierto. Es la conexión profunda con una dimensión física que se convierte en una incuestionable presencia que nos enfrenta a una inmensurable comprensión. Un espacio de recogimiento y apertura que pone a prueba la percepción y la nutre de misterio.

Finalmente accedemos a este vínculo en paralelo en la playa y la línea de ribera que nos permite llegar y tomar contacto con el agua. Es curiosamente en Rosario el lugar llamado Rambla de Catalunya, única playa pública de acceso libre. En Barcelona, las playas del Bogatell y Nova Icària, ganadas al uso público tras sustraerlas a la explotación industrial, a la vía del ferrocarril, la villa miseria del Somorostro y a todo el olvido que se había acumulado.

Este Transfer ha sido una experiencia de escucha compartida en la que los comentarios que hemos añadido sobre la historia urbana y las circunstancias actuales de estos lugares, se han convertido seguramente en sobrantes. La tecnología que nos ha permitido establecer esta conexión se ha llenado de silencios de escucha mutua y de reconocimientos en la distancia.

Crònica d’una escolta compartida des de la riba de l’aigua. E#4 Rosario – Barcelona

Diumenge 6 de desembre de 2020

Crònica d’una escolta compartida des de la riba de l’aigua.

Com podem activar la percepció profunda? La que ens posa en contacte amb la presència de l’ésser en enfront de les coses del món, la que participa d’un temps llarg de vivència i alhora es manté desperts a l’atenció de l’instant.
Hem anul·lat i menyspreat la nostra escolta de la percepció subtil, la que ens permet enllaçar una comunicació profunda amb les manifestacions dels elements i entre tots els éssers. Ara hem activat la tecnologia de la comunicació digital com a substitut, potser com a preàmbul a noves formes retrobades de vertadera comunicació. Avui la posarem a prova i mirarem de superar-la per la correspondència de vivències i moments.


En aquest recorregut amb companyes de la ciutat de Rosario a Argentina, ens proposem explorar el temps aturat i dens de l’escolta profunda del nostre entorn. Ho farem a tocar de l’aigua com agent primordial i vehicle de tots els fluxos i transports essencials de la vida. En la ribera de l’imponent riu Paraná a Rosario i a tocar de la costa de la mediterrània a Barcelona.
Busquem un punt d’inici comú: un mirador que ens situa a prop de l’aigua des de la condició d’observadors panoràmics. El mirador de la desembocadura del Arroyo Ludueña i el del Port Olímpic al final de la llarga avinguda de Marina. Primera escolta profunda de l’espai obert per ambdós casos, horitzó sense filtres de distància que ens preparen per al recorregut que iniciem.

A Rosario s’han recuperat en els últims anys accessos públics al riu, a través de passejos i miradors. No obstant això és gairebé insignificant el percentatge de platges d’accés públic, mentre la zona nord de la ciutat continua privatitzada per a usos esportius diversos, clubs, i ocupacions residencials de primera línia. Encara no ha completat el procés que a Barcelona, durant els anys vuitanta de segle XX va portar a recuperar el front marítim per uns usos d’accés públic i universal. Així que iniciem el recorregut parlant de la privatització d’aquests espais. A Barcelona, de l’ús comercial i especulatiu de la costa lligat al consum turístic de la ciutat de serveis lliurada a l’oci. Hotels de luxe, casino, port esportiu, locals de restauració massiva i discoteques dubtoses. La majoria de tot aquest potencial econòmic lliurat pràcticament a un únic postor, l’empresa que gestiona l’Hotel Arts.

Simultàniament anem recorrent la línia de costa i compartint i llegint tot un seguit de sincronies que se’ns mostren: Accessos tancats, vials segregats, usos diversos i singulars dels espais oberts a la indefinició i la fabulació lliure. Es van superposant formes diverses en què l’urbanisme de la ciutat modula l’accés a l’aigua, permetent-lo o negant-lo.
L’atracció vers la contemplació de l’aigua és l’accés a un poder que ens retorna una imatge indesxifrable de l’infinit obert. És la connexió profunda amb una dimensió física que esdevé una inqüestionable presència que ens enfronta a una immesurable comprensió. Un espai de recolliment i obertura que posa a prova la percepció i la nodreix de misteri.
Finalment accedim a aquest lligam en paral·lel a la platja i la línia de ribera que ens permet arribar i prendre contacte amb l’aigua. És curiosament a Rosario l’indret anomenat com a Rambla de Catalunya, única platja pública d’accés lliure. A Barcelona, les platges del Bogatell i Nova Icària, guanyades a l’ús públic després de sostreure-les a l’explotació industrial, a la via del ferrocarril, les barris de barraques del Somorostro i a tot l’oblit que s’hi havia acumulat.

Aquest Transfer ha estat una experiència d’escolta compartida en la qual els comentaris que hi hem afegit sobre la història urbana i les circumstàncies actuals dels llocs, han esdevingut segurament sobrers. La tecnologia que ens ha permès establir aquesta connexió s’ha omplert de silencis d’escolta mutua i de reconeixements en la distància.



Exploración #4 Rosario-Barcelona

Escuchas y exploraciones simultáneas entre la ribera del Paraná en Rosario y la costa Mediterránea de Barcelona.
Domingo 6 de diciembre de 15 a 16:30h (hora local en Catalunya)

Las ciudades de Rosario en Argentina y Barcelona en Catalunya comparten el hecho de ser riberas. En la primera del caudaloso río Paraná, en Barcelona la ribera es al mar. La proximidad al agua es un privilegio y un aliciente para los habitantes de estas dos grandes ciudades, y se ha convertido en un lugar de descanso y ocio, siendo un resorte a la descongestión de la vida urbana. Caminar por las riberas es un ejercicio que nos conecta con la naturaleza de forma directa y nos invita a vivir el entorno urbano de un modo más amable.
La escucha, nos brinda la posibilidad de alejarnos de las divagaciones mentales para atender a las sensaciones del momento presente, a conectar con el territorio como extensión y amplificación del propio cuerpo. A través del sonido del agua y de la brisa del viento nos trasladamos a otro tiempo más pausado, conformándose la orilla como refugio al alcance de los ciudadanos para hacer frente al estrés de la ciudad, y la desconexión con el territorio y nuestra corporalidad que ha supuesto el confinamiento y virtualidad de los últimos tiempos. Proponemos una caminata de escucha profunda, buscando develar a través del sonido la situación de nuestro entorno y su vínculo con el cuerpo.
Por otra parte las dos urbes han sido a lo largo de la última centuria testimonios de un proceso de cambio propiciado por el régimen capitalista. Las últimas décadas han supuesto una aceleración de la transformación con el desembarco de la economía financiera global a nivel local y el fuerte impacto que conlleva.

————————————————————————————————————
>Colabora desde Rosario (Argentina):
Florencia Ruiz Ferretti, cantante, compositora y artista sonora. Busca desde el sonido, la poética y el movimiento proponer miradas sensibles sobre ambiente y sociedad, corporalidad y territorio. Forma parte de la ONG Taller Ecologista.

>Inscripciones abiertas para participar de forma presencial en las exploraciones, grupo reducido.
Número de participantes limitado

Más información e inscripciones en info-arroba-sitesize.net
Las inscripciones deben realizarse antes del sábado 5 de diciembre
———————————————————————————————————–

La propuesta de Exploración Rosario-Barcelona es la de caminar ambas riberas, conectarnos, escuchar y fluir con el agua para experimentar de nuevo la proximidad de una naturaleza exhuberante y próxima. El acceso a las orillas puede ser más o menos dificultoso y habrá que salvar obstáculos, tomar desvíos… en cualquier caso estaremos atentas a cuanto acontezca. La ciudad libre de la masificación de turistas inaugura un nuevo redescubrimiento de lo local que no ha hecho más que comenzar.

La exploración será posteriormente diferida en internet.

Rosario (río Paranà)
Por mucho tempo Rosario se constituyó como una ciudad que «daba la espalda al río», en el sentido que el acceso a la costa estaba en su mayor parte restringido a la actividad portuaria. En los últimos cuarenta años se iniciaron procesos urbanos que fueron abriendo «balcones al río», paseos y accesos. En la franja costera del gran Rosario se concentraron industrias de diversas ramas (petroquímica, siderúrgica, de papel, alimenticia entre otras) y los complejos portuarios de ultramar. Después de la autorización del uso en Argentina de la soja transgénica resistente al herbicida glifosato en 1996 y el vuelco de la economía hacia la exportación de commodities, se produjo en el país una reconfiguración territorial de la ganadería. Una de las “zonas marginales” que recibieron la hacienda desplazada de las tierras pampeanas, fueron las islas del delta del Paraná. A mediados de 2003, tras la inauguración de la conexión vial que atraviesa el delta, uniendo las ciudades de Rosario y Victoria, las islas adyacentes se convirtieron en una territorio visible y accesible para empresarios, inversores y productores.
En estos momentos estamos atravesando una sequía y bajante históricas en el río Paraná, a lo cual se han sumado incendios intencionales en los humedales desde febrero de este año que buscan expandir la frontera agropecuaria y los proyectos inmobiliarios sobre estos sistemas naturales. Desde la sociedad civil venimos luchando para lograr una Ley Nacional de Humedales que los regule y proteja, aunque hasta el momento no hemos tenido éxito por el lobby que realizan los sectores productivos.
En este contexto de emergencia ambiental, el cual pone en peligro también las culturas y formas de vida tradicionales de los humedales, es imprescindible recuperar y visibilizar los imaginarios del río de las personas que los habitamos: somos humedal. Y la fuerza de esta poética se transforma en acción, en detrimento de los imaginarios extractivistas que se alojan sobre el río y los humedales.

Barcelona (mar Mediterráneo)
Con la llegada de la industrialización Barcelona transformó su frente litoral en el patio trasero de las fábricas, es el caso de las factorías que operaban en el barrio de Poblenou. El litoral marítimo se convirtió entonces en una zona invisible a la ciudad, en vertedero de escombros y en el mejor de los casos en barriadas enteras autoconstruidas sin las menores condiciones de salubridad. Con las olimpiadas de 1992 Barcelona recuperó la costa. La creación de la villa Olímpica urbanizó un nuevo tramo de paseo marítimo, se creó el puerto olímpico y se conectó con el antiguo paseo de la Barceloneta, cuyo límite marcaba antaño el comienzo de las barracas del Somorrostro. La mejora fue sustancial en cuanto a que la ciudadanía ganó un nuevo espacio convertido ahora en un largo paseo litoral, se mejoraron los servicios, la limpieza y el acceso a las playas. La imagen resultante fue de gran impacto en el imaginario de Barcelona y se erigió epicentro de un nuevo programa de atracción de visitantes. También fue el inicio de las campañas turísticas que vendían las bondades de la Barcelona mediterránea, su clima suave y destino cultural de primer orden.
La segunda oleada de turismo masivo fue más agresiva si cabe y trajo consigo la gentrificación de los barrios con frente marítimo, la aparición de hoteles, apartamentos y la consecuente expulsión de vecinas y vecinos con rentas más bajas que no podían sostener el incremento de los alquileres. El acceso a la vivienda se ha ido deteriorando desde entonces y ha dado paso a barriadas tematizadas por el monocultivo turístico. Los ya mencionados barrios de la Barceloneta y Poblenou, pasaron en poco tiempo de ser barrios populares a convertirse en destino y oferta de los paquetes turísticos low cost, haciendo invivibles los espacios públicos y el descanso de los vecinos. Con la pandemia cesó la llegada de turistas y las calles vuelven a ser reapropiadas después de mucho tiempo por los barceloneses.

Playa de la Barceloneta

Hacedores de compost Crónica E #3 Queens – Barcelona. Compost collective – Espai Quirhort

Los procesos son los mismos. El compost mantiene viva la actividad de los dos lugares dedicados a su elaboración. Desde los espacios comunitarios de Queens y Quirhort se dedica más que tiempo a su preparación, es la motivación de todas las personas que participan la que mantiene los huertos en pleno rendimiento. A través de su trabajo se están recuperando las tierras y limpiándolas de contaminación. En el caso de Queens el espacio fue un solar destinado a almacenar armamento durante la segunda guerra mundial y presenta aún las secuelas contaminantes. En Barcelona la contaminación procede de la actividad quirúrgica y sus desechos proceden del antiguo hospital que ocupaba el solar, por lo que los cultivos se realizan en cajones de madera y jardineras creadas insitu.

Un gran mural nos da la bienvenida en Quirhort y nos muestra el tejido asociativo implicado en la construcción y mantenimiento del jardín. La ubicación de Quirhort es temporal y está previsto su emplazamiento definitivo a otro lugar, nos comenta Joan. Desde el año 2015 ocupan este espacio entre edificios en el barrio de la Salut al límite con el Guinardó y dan cobijo a numerosas iniciativas vecinales, además de contar con un cine a cielo abierto, espacios de reunión, casetas para guardar materiales y herramientas para el trabajo del jardín y del compost.

El emplazamiento bajo una infraestructura ferroviaria abandonada en el jardín de Queens, hace más estable su situación que en este momento es de consolidación y expansión de la iniciativa entre los vecinos. Conversamos con algunas de las personas que están contribuyendo como cada sábado por la mañana a los trabajos de recuperación del espacio. Poco después presenciamos el inicio de un taller dirigido por un especialista en el tratamiento de los residuos orgánicos, que vive en el mismo barrio y sobre el funcionamiento del compost. La realización del curso es un requisito previo para poder contribuir al compost y asegurar su perfecto funcionamiento durante todo el proceso.

En Barcelona encontramos junto a los bidones de los diferentes residuos orgánicos una serie de murales ilustrativos del proceso del compostaje, ocupan toda una medianera y son a la vez reclamo de lo que acontece en este solar. Así nos insiste Joan en la necesidad de hacer público y dar a conocer esta iniciativa a todo el barrio de una manera clara y abierta. Es indispensable generar confianza para mantener abierto el huerto y convertirse en lo que a día de hoy es, un espacio comunitario del barrio para el disfrute de su comunidad. Además el compost que aquí se produce abastece de materia orgánica a otros huertos vecinales de Barcelona, generando una red de apoyo y vínculos de sostenibilidad.

El compost es un elemento vivo que devuelve a la tierra su potencialidad vital.

Conectarnos como hacedores de compost, es una nueva alianza de recuperación de la tierra devastada desde abajo. El contacto entre iniciativas afines multiplica su influencia y su sentido. El tiempo lento de la fermentación es el necesario para la consolidación de comunidades saludables y del autoapoyo que precisamos.

Exploración #3 Queens NY – Barcelona

Encuentro y exploraciones simultáneas entre espacios comunitarios de Queens y Barcelona
Sábado 5 de diciembre 2020 de 17:45h a 18,45 (hora local en Catalunya)

Compost collective, Queens – Espai QuirHort, Barcelona

Necesitamos impulsar la creación de espacios para afrontar la condición presente. La de la expropiación reiterada del patrimonio público, de reducción de inversiones en servicios a los ciudadanos y la de privatización creciente de todos los aspectos de la vida social. Ya sea desde la larga tradición del común popular o desde las nuevas alianzas ciudadanas, precisamos lugares donde crear y ejercer las dinámicas activas de la organización comunitaria, los lugares donde consolidar estados libres de autonomía y creación.
Son los espacios donde nos encontramos, intercambiamos y cultivamos sin intermediarios saberes y conocimientos, la memoria de los lugares y su renovación consciente, en el escenario devastado del territorio de la especulación urbana.

————————————————————————————————————
>Colabora desde Queens:
Rafael Balanzo y otros miembros de la comunidad Compost collective
y el Blue Turtle Project de la Green Belt Society.

>Colabora desde Barcelona:
Joan Morales y otros miembros de la comunidad Espai QuirHort

>Inscripciones abiertas para participar de forma presencial en las exploraciones, grupo reducido.
Número de participantes limitado

Más información e inscripciones en info-arroba-sitesize.net
Las inscripciones deben realizarse antes del antes del viernes 4
———————————————————————————————————–

Blue Turtle Group (Greenbelt Society) /
The Compost Collective Initiative

El objetivo principal es transformar este sitio en un espacio verde funcional y recreativo para que la comunidad local y otras personas aprendan sobre el compostaje y participen en otras actividades de desarrollo sostenible. El compostaje sigue siendo el núcleo de los esfuerzos de reurbanización. Actualmente, las clases sobre el compostaje se llevan a cabo los sábados a las 12:30 p.m. en el sitio, organizadas por los miembros del equipo de The Compost Collective. El sistema de captación de lluvia proporcionará el agua necesaria para el compostaje y la jardinería/agricultura. Además, el espacio abarcará actividades recreativas como música y exposiciones de arte para artistas locales. Los estudiantes voluntarios y el compromiso de la comunidad son cruciales para el proyecto y ayudarán a reforzar la misión de la Sociedad del Cinturón Verde, The Greenbelt Society. 

Objetivos específicos del proyecto:
1. Mantenimiento de un sitio de compostaje
2. Habilitación de un sistema de captación de lluvia 
3. Creación de un Jardín comunitario
4. Participación de estudiantes y voluntarios.
5. Creación de un mural colectivo

Location/site: Forest Hills, Queens (Corner of Kessel Street and Yellowstone Blvd) https://goo.gl/maps/wvB3T7TPbsoQArAu5

The Compost Collective members 
https://www.facebook.com/thecompostcollective/
https://www.instagram.com/thecompostcollectivefh/

Espai Quiró, Barcelona

Desde enero de 2015 diferentes entidades de los barrios alrededor del solar de la Antigua Clínica Quirón se han movilizado para reivindicar el uso de un espacio público que, de otro modo, terminaría cerrándose y desaprovechado. A partir de este momento el solar ha sido renombrado como “Espai Quirón” y se ha acordado que en él se llevarían a cabo actividades autogestionadas por las mismas vecinas de los barrios, centradas en la sostenibilidad, la salud y la alimentación. Con todo esto queremos tejer redes y relaciones entre las que vivimos o trabajamos alrededor de este espacio y hacerlo más querido y nuestro. Aunque sea efímero, todo lo que hacemos hacer será la semilla que dibujará el futuro equipamiento público que se construirá en el Espacio Quirón.

Espacio autogestionado y de participación vecinal cooordinado por:
MULA, massoveria urbana
Plataforma recuperem la plaça Sanllehy
Associació La Miranda
Associació Ciberdona

Solar cedido temporalmente por el Ajuntament de Barcelona

https://espaiquiro.wordpress.com/

Av. de la Mare de Déu de Montserrat, 9, 08024 Barcelona


Crónica de un caminar juntos hasta la Pl. Dignidad E#2 Transfer STG-BCN

Exploración #2 Santiago de Chile – Barcelona
Sábado 28 de noviembre 2020
Crónica de un caminar juntos hasta la Plaza de la Dignidad

Desde los símbolos de poder político de la Moneda y religioso de la Sagrada Família comenzamos el pasado sábado un recorrido cruzado entre Santiago de Chile y Barcelona de la mano de Enrique Venegas y TUP.
El relato de lo que viene a continuación describe un escenario repleto de acontecimientos y luchas por la libertad de los pueblos chilenos y catalanes. La ciudad es como un libro abierto que nos habla de las miradas que sobre ella se proyectan desde un tiempo pasado y que confluyen en el presente de un modo vertiginoso. La historia es mera ficción para el futuro de lo que permanece en el común. Atrás queda el golpe de estado chileno, la catedral de los pobres en Barcelona, las avenidas que reúnen los departamentos que gobiernan todo Chile desde la centralidad de las inmediaciones de la Moneda y el eixample burgués proyectado por Cerdà convertido en un destino hotelero de lujo con el Passseig de Gracia como testimonio de grandes manifestaciones.

La historia congelada y hecha piedra se levanta monumental para acoger a los miles de visitantes y turistas que cada año llegan a la Sagrada Familia; ahora su aspecto es completamente diferente, desaparecieron las colas, los restaurantes y las tiendas de souvenirs cerraron. Tan solo la tienda museo del Barça en la confluencia de la calle Marina con Mallorca permanece abierta para recordarnos que el futbol será lo último que se clausure. En Santiago el centro está condonado de cámaras de vigilancia que al igual que las dispuestas alrededor del templo registran el vacío de las calles circundantes para dar testimonio del alcance de la pandemia y ejercer el control del espacio público. Los carabineros patrullan los accesos al edificio de La Moneda, la seguridad privada y la Guardia urbana rondan las inmediaciones del templo expiatorio y nos recuerdan que no estamos en un territorio neutro. Los espacios de alta representatividad son ahora espacios custodiados, vigilados y blindados por el poder. A un lado y otro del globo asistimos con pequeñas diferencias a un lenguaje que se replica a lo largo de la historia de la contemporaneidad y a la respuesta ciudadana frente a los abusos de una élite que se reproduce a sí misma. No en vano hemos atravesado la lujosa avenida del Passeig de Gràcia barcelonés, sede actual de primeras firmas y aparador de lujo para los cruceristas que llegaban al puerto, para descender finalmente hasta la Plaza de la Dignidad. La antigua Plaza Italia en Santiago toma mayor relieve si cabe vista desde esta parte del mundo al visionar en nuestra pantalla los muros repletos de poemas, consignas y gráficos que desbordan el estallido popular depositado en la construcción de un nuevo país. Nos trasladan al ajetreo que tuvo la Plaça dels Indignats, cuando se levantó el movimiento del 15-M desde su epicentro en la hoy desolada y gélida Plaça de Catalunya.

Los lugares permanecen pacientes a las insurreciones que están por venir, tan solo el poder se apresura a mantenerlos bajo control, vacíos de significado, despojados de esperanza. Las imágenes de estas plazas dieron la vuelta al mundo y lo volverán a hacer lejos de los focos de la ciudad neoliberal que solo registra la violencia que en ellos se pueda desatar. Los videos del brutal desalojo de la Plaça dels Indignats en Barcelona se convirtieron en virales y fueron a su vez objeto de propaganda que el mismo sistema alentó en diseminar para sofocar aquí y allá la dignidad de los pueblos, apagar levantamientos y violentar el mundo.
En nuestra retina han quedado fijados los brillos de las paredes y afiches de los últimos levantamientos en Chile. Santiago está todavía ardiendo, hoy sábado fin de noviembre la temperatura aprieta en la capital chilena, el calor de la Plaza de la Dignidad nos alcanza y arropa en esta fría tarde de otoño barcelonés. Al calor de las revueltas caminamos juntos atravesando la ciudad por las calles entre destellos de luces y promesas de mundos que están por venir. Somos un mismo cuerpo planetario despertando de un largo letargo.

Exploración #2 Santiago de Chile-Barcelona

Derivas y exploraciones simultáneas a pie de calle entre Santiago de Chile y Barcelona. ¡¡Cambio de horario!!
Sábado 28 noviembre > nuevo horario: de 17:30 a 19h (hora local en Catalunya)

El punto de partida es el de establecer un lugar común entre las dos ciudades. Un espacio que ocupa en el imaginario de ambos lugares un sitio destacado en los movimientos reivindicativos actuales. Esos lugares comunes han sido y son bandera por los derechos humanos más esenciales. La historia reciente nos muestra oleadas de indignados que se levantan aquí y allí para dar cuenta de la voluntad popular. La distancia geográfica no impide que las luchas se repliquen y que lo que empezó como protesta de una minoría alcance una escala global. Son además espacios neurálgicos en la morfología urbana, pues centralizan a su alrededor usos, funciones y operan simbólicamente como lugares de representación del poder. Tanto la Plaza Catalunya en Barcelona como la Plaza Dignidad (antes plaza Italia) en Santiago ejercen ese magnetismo urbano que se extiende más allá de lo estrictamente territorial para alcanzar una dimensión comunitaria y de destino colectivo.

————————————————————————————————————
>Colabora desde Santiago:
Enrique Venegas arquitecto y urbanista
y el colectivo TUP, Trabajos de utilidad pública

>Inscripciones abiertas para participar de forma presencial en las exploraciones, grupo reducido.
Número de participantes limitado

Más información e inscripciones en info-arroba-sitesize.net
Las inscripciones deben realizarse antes del antes del viernes 27
———————————————————————————————————–

La propuesta de Exploración Santiago-Barcelona es la de caminar hacia ambas plazas para alcanzar su centro y ver si somos capaces de sostener el relato que cruza de lado a lado del mundo un nuevo sentir. Y nos emplaza una vez más a reapropiarnos de un imaginario usurpado por la economía turística de masas que reduce lo local a mero producto. Os proponemos un viaje que no se detiene en el tiempo, más bien lo atraviesa en una historia repleta de alzamientos por la dignidad humana.

La exploración será posteriormente diferida en internet.

Plaza Italia
Con la celebración del centenario de la Independencia la antigua plaza La Serena, luego plaza Colón, se vuelve plaza Italia al recibir la pequeña estatua que esa colonia regalaba a la ciudadanía para celebrar el evento. Enfrentaba entonces a la antigua estación Pirque del ferrocarril Llanos de Maipo, que conectaba la capital, desde uno de sus vértices, con el cajón del río Maipo, al sur del valle y más allá, escalando la cordillera. Pasada la plaza, se abría el tenue verde con los campos vertebrados por el camino de la Providencia. Aquél sitio en que antaño se separaban los dos brazos del río Mapocho se consolidaba como la puerta oriental de la ciudad de Santiago y se convertiría, con el correr de los años, en el corazón vibrante de las manifestaciones públicas de sus habitantes. Sin embargo, aunque aquel vacío que no deja de mirar al cerro San Cristóbal / Tupahue se ha vuelto centro, no logra soltar su vocación de límite.
La instalación de la estatua a Manuel Baquedano, héroe militar para unos y sicario de la oligarquía para otros, marcando la tumba del soldado desconocido que corona el óvalo central del lugar, señala también las nuevas urbanizaciones al oriente de la ciudad, que es también al oriente de la plaza, allí donde la clase alta, “aristocrática”, pasaría a habitar. Aunque cambia de nombre a plaza Baquedano, la población santiaguina la llama insistentemente Italia y surge el dicho “de plaza Italia p’arriba y de plaza Italia p’abajo”, señalando la geografía física de la ciudad así como (y por sobre todo) su geografía socioeconómica. Este punto de reunión de los dos mundos de Santiago ha servido de sitio tanto para las celebraciones por logros deportivos como para manifestaciones políticas. El estallido social de octubre de 2019 que surge en respuesta a las distintas injusticias sociales, económicas, políticas y espaciales sostenidas sobre una nación entera, llenó este vacío con la manifestación más masiva de la historia de Chile y resignificó este lugar, espacio público, centro y límite, volviéndolo a bautizar: ahora es la plaza de la Dignidad.

Plaça Catalunya
La Plaça Catalunya fue desde su inicio un espacio de trasiego y su configuración se debe precisamente a ello, al ser cruzada a diario por campesinos, jornaleros y gentes que hacían de su entrada y salida a la ciudad su medio de vida. Entraban a Barcelona por la Porta de l’Àngel abasteciendo la ciudad de víveres y enseres. La voluntad popular le dio el nombre e hizo que se consolidara el espacio hasta convertirse en un punto central y neurálgico no tan solo del paisaje urbano, también de su significado. La plaza conecta el eixample con Ciutat Vella y es el corazón de Barcelona. Aquí se desarrollaron acontecimientos que marcaron el destino de la ciudad y por extensión de todo el país. Con la exposición universal de 1929 se instalaron cafés y hoteles de lujo. siendo el hotel Colón sede de sindicatos y partidos políticos durante la República y la Guerra civil. La plaza se convirtió en altavoz de múltiples protestas y reivindicaciones. En 2011 fue tomada por el movimiento de los indignados 15-M, pasándose a llamar Plaça dels Indignats y su estrella central se convirtió en el icono de todo el movimiento en Catalunya.

Plaça dels Indignats / Plaza Catalunya durante las movilizaciones del 15-M. Barcelona primavera de 2011.

Ciudad puerto. Crónica E#1 Transfer VLP-BCN

Exploración #1 Valparaíso – Barcelona
Domingo 8 de noviembre 2020
Recorrido simultáneo entre las dos ciudades hasta el puerto

Intuíamos que la experiencia podía ser muy creativa. Estábamos listos para experimentar y dejarnos llevar por nuestros pasos. Antes de lanzarnos a caminar acordamos previamente algunas cosas básicas. Después todo fue fluyendo y encajando de forma sorprendente. Durante el recorrido se produjeron sincronías, casualidades y encuentros que no hubiéramos podido imaginar. Lo que os mostraremos proximamente será un registro de algunos de estos momentos, sin embargo la experiencia supera cualquier representación.

Valparaíso nos asombró con sus vistas a la bahía. Conducido por Marcelo Porta y el grupo que le acompañaba, entre ellos un cronista de la ciudad, anduvimos por los callejones repletos de graffitis del Cerro Alegre y nos subimos a los omnipresentes ascensores que llevan más de un siglo transportando a los vecinos de los cerros al llano. En este recorrido llegamos hasta el puerto de forma simultánea. Las imágenes podían ser intercambiables. Comprobamos como los lugares se replican, las historias se conectan y las distancias se acortan. Redescubrimos también el centro de Barcelona en una plácida tarde de domingo, tomando el espacio de unas Ramblas familiares y ajenas a turistas.

Lo local emerge con fuerza en estos tiempos de restricciones y control. Hay que estar a pie de calle para seguir el pulso de lo que puede ser un nuevo reecuentro de lo urbano a nivel planetario. Las ciudades vuelven a ser de sus habitantes. Os invitamos a comprobarlo en un nuevo transfer que anunciaremos proximamente entre Barcelona y otra ciudad invitada.

Exploración #1 Valparaíso-Barcelona

Derivas y exploraciones simultáneas a pie de calle entre Valparaíso y Barcelona. Domingo 8 de noviembre de 16:30 a 18h

Con la cápsula de video #1 La Rambla abrimos el pasado agosto el proyecto Transfer BCN en diálogo con diversas ciudades y propuestas creativas situadas en Latinoamérica. Una oportunidad para repensar lo urbano, el modo de habitarlo y reapropiarnos del espacio en tiempos de restricciones sociales y pandemias.

En esta ocasión os proponemos un recorrido por las Ramblas y el centro de la ciudad que acorte las distancias entre Valparaíso y Barcelona. Mediante derivas y exploraciones simultáneas a pie de calle trataremos de trazar líneas que unan caminos, recorridos que abran pasajes para tratar de entender como respira una ciudad a través de la otra y viceversa.

En paralelo a las restricciones sociales y de movilidad dictadas por las autoridades en nuestras ciudades las calles han sido reapropiadas por los que aquí vivimos. Lejos han quedado las colas de turistas frente a la Catedral, su desfile ritual por las Ramblas y la ocupación plena del centro. Las calles han retomado el pulso de lo local y poco a poco se van convirtiendo en lugares de juego, espacio de paseo y disfrute para sus habitantes. Unas Ramblas como no recordábamos que nos invitan a explorar la dimensión local de este espacio emblemático, reconciliarnos con él y ensayar una conexión con otra geografía, que aunque distante comparte el hecho de haber sido destino turístico de masas y haber perdido parte de su identidad en beneficio de ocupar un lugar en el ranking de ciudades globales.

La exploración será posteriormente diferida en internet.

>Colabora:
Marcelo Porta, realizador y artista visual chileno

>Inscripciones abiertas, grupo reducido.
Número de participantes limitado

Más información e inscripciones en info-arroba-sitesize.net
Las inscripciones deben realizarse antes del viernes 6 de noviembre.